La cucaracha de Rihanna

COMPARTIR

Por Antonio Espinal

La mayoría de los artistas buscan atraer publicidad positiva que los ayude a mantener su apogeo. Una minoría, sin embargo, se vale de la publicidad negativa porque se consideran tan importantes que el público lo toma como una gracia o simplemente porque disfrutan autoinfligirse daño. Este ultimo puede ser el caso de la cantante Rihanna, quien se presentó el pasado sábado en Santo Domingo y supuestamente encontró en la habitación que se hospedó varios insectos, entre los que citó un saltamonte y una cucaracha “del tamaño de un murciélago”.

Su comentario a los 26,000 seguidores en en la red Twitter muestra un desprecio por la República Dominicana al agregarle el hashtag “solo en RD”, con lo que insulta a todos los dominicanos. No es de extrañar que cuando escribiera ese comentario estuviera fumando uno de esos cigarrillos “que te dan risa” o quién sabe qué otra cosa, porque no es nada nuevo que la relacionen con vicios de alcohol, cocaína y marihuana.

Sin bien la cantante de Barbados ha tenido un flamante éxito en su vida artística, su lado personal ha estado rodeado de tristezas. Es algo así como el gran juguete roto de la industria discográfica, que lleva exprimiéndola por mucho tiempo:

–Un album cada año, de los cuales lanzan varios sencillos con sus videos correspondientes y que son éxitos instantáneos en todas las plataformas audiovisuales actuales. Con ello se aseguran hits suyos todos los meses del año.

– Giras mundiales en grandes estadios, que venden todas las taqullas en todas las fechas.

– Colaboraciones con decenas de artistas dominantes en sus respectivos discos (Drake, Coldplay, Jay-Z, Kanye West, Eminem, U2, David Guetta, ¡David Bisbal). Por supuesto, son sencillos con sus videos correspondientes y éxitos mundiales.

– Líneas de ropa con su nombre, perfumes, etc. con sus correspondientes anuncios. Media humanidad adolescente y juvenil la tienen como referencia de estilo y esas cosas.

– Mucha promoción, entrevistas, sesiones de fotos y muchas portadas en todas las ediciones de las revistas más vendidas y populares.

Poco queda de la Rihanna que se dio a conocer en 2005 con su primer disco ‘Music of the sun’ con su larga melena y tonos discretos, si se la compara con la que ahora es protagonista de numerosos hechos que no tienen que ver con su vida en los escenarios. De los más tristes son el episodio de malos tratos que sufrió en 2009 por parte del que fuera su pareja, el rapero Chris Brown, hecho por el que Brown fue condenado a cinco años de libertad condicional, y a una orden de alejamiento de 45 metros que se rebajó en 2011 a nueve metros, en caso que se encontrara con Rihanna en algún evento.

La salud de la cantante durante su carrera a veces se ha visto mermada, por ejemplo recientemente tuvo que ser ingresada a un hospital después de actuar la gala Met en Nueva York, por “cansancio y deshidratación”. A pesar de que al poco volvió a su casa de Los Ángeles y dijo que todo fue una gripe, esta instancia en el hospital fue como resultado de ir de fiesta cada día y no cuidarse al beber y fumar demasiado, apuntaba el Daily Mail de Londres, haciéndose eco de otros medios estadounidenses.

La prensa inglesia cita asimismo las fiestas escandalosas de Rhiana, que le ha llevado a provocar en una ocasión a romper una mesa al saltar en ella y enfrentarse a los agentes de seguridad que custodiaban un local de Londres, según The Sun. El rotativo británico aseguraba que la también actriz gritaba “no sabes quien soy yo” y como el dueño del club vio quien era la invitó a más bebidas.

Asimismo, a la caribeña le gusta hacer fotos y una de las últimas que más alboroto ha causado, ha sido la de una joven desnuda que aparece entre las piernas de la cantante con varios billetes en la boca. Aunque ella ha protagonizado topless para la revista Equire.

El éxito profesional de Katy Perry no le impide descuidar ni por un solo segundo sus amistades. Y es que la cantante tiene muy en mente los duros momentos que atraviesa su amiga, Rihanna. Según ‘Showbiz Spy’, le ha rogado “que pare y se tome un descanso”. Asegura que Katy ha pedido a Rihanna que ingrese en un centro de rehabilitación para curar su afición al alcohol. “Desde que se separó de Chris Brown, Rihanna se siente muy mal consigo misma y ha decidido comenzar a automedicarse a base de alcohol y no está mejorando”, señala.

Las declaraciones recibidas sobre el estado de salud físico y mental de Rihanna son alarmantes: “Rihanna llama a Katy llorando, le dice que está hundida y que su vida está controlada hasta en el más mínimo detalle por ser una estrella”. Incapaz de valorar todo lo que tiene y ha conseguido, la cantante se martiriza ya que lo único que quiere es “un novio cariñoso”, que no ha logrado conseguir con su fama y su dinero.

Rihanna publicó recientemente una foto en la que se la ve disfrutando del festival de Coachella a hombros de su guardaespaldas, en cuya cabeza simula manipular una sustancia que parece ser de color blanco. La ambigua imagen ha desatado una gran polémica en las redes sociales y, en los más de mil comentarios que ha generado, algunos internautas discuten si estaba preparando una dosis de cocaína o liando un cigarro de marihuana.

“¡Tú tomas coca! Vas a morir antes de lo que piensas”, le riñó uno de ellos, mientras otros usuarios preferían bromear sobre el asunto. “La niña tiene pinta de drogadicta”, llegó a publicar otro. Sin embargo, algunos de sus seguidores más fieles se tomaron con mucha tristeza el supuesto coqueteo de Rihanna con los estupefacientes y así se lo hicieron saber a la estrella, haciendo comparaciones con la malograda Whitney Houston.

“Me encanta su música, pero no su estilo de vida. Espero que retome el control sobre su vida antes de ver su funeral en televisión, como el de Whitney”, aventuró uno de ellos. La indignación pública también ha llegado a los padres de sus fans más jóvenes. “Tengo una hija de diez años a la que le encanta Rihanna, pero no voy a permitir que vea este tipo de cosas ni que la cantante se convierta en un modelo a seguir para ella”, dijo.

“Estoy loca y no voy a fingir lo contrario. Así soy yo”, publicó Rihanna en su perfil de ‘Twitter’.

Siendo así, no comprendo su broma y desprecio por la supuesta cucaracha en un hotel dominicano, famoso por su pulcritud y confort. Si en realidad encontró una cucaracha, ¿no te alegrarías por saludar a una hermana?.

Deja un comentario